jueves, 3 de noviembre de 2011

Ataudes de jamón y queso

En una fiesta, aunque sea de monstruos, también hay que comer. Ya sabemos que las brujas y los vampiros comen cosas muy raras, que si ojos de murciélago, colas de ratón y claro, beben sangre. Así que la fiesta de Halloween tenía que estar a la altura de las circunstancias y la comida tenía un aspecto terrible, aunque en realidad estaba adaptada a los paladares de los invitados.



Aquí tenemos los sandwiches de jamón y queso, de toda la vida, en su versión tenebrosa.

INGREDIENTES:
- Pan de molde sin corteza
- Mantequilla
- Jamón york o pechuga de pavo en lonchas
- Queso en lonchas
- Un sobrecito de ketchup.

ELABORACIÓN:
Cortamos cada rebanada de pan de molde por la mitad, colocamos una sobre otra y recortamos las cuatro esquinas para darle forma de ataúd. Hacemos lo mismo con una loncha de queso y otra de jamón. Con un molde en forma de muñeco cortamos varias lonchas de pavo, que serán nuestros "muertos".
Untamos el pan con mantequilla, y montamos el sandwuich: pan, queso, pavo, otra loncha de queso y, por último uno de nuestros "fiambres". La segunda capa de pan será la tapa del ataúd, que colocamos al lado, adornada con una cruz de jamón. Por último, con ayuda de un palillo, dibujamos los ojitos a los "muertos" con un poco de ketchup.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada